Al fin disponemos del servicio AWS Elastic File System en producción tras un año de estar en modo Preview. Está disponible únicamente en Virginia, Oregon y Irlanda. Elastic File System (EFS) es un servicio que como muchos otros lo han creado a causa de la demanda de los propios clientes de Amazon Web Services. Esto es algo que se agradece.

Para quien no sepa de qué se trata el nuevo servicio, os diremos que básicamente es un sistema de almacenamiento de archivos que puede ser usado simultáneamente por varias instancias EC2 de la misma VPC.

Las principales características del servicio son que usa el protocolo NFS, es escalable, por lo que aumenta y reduce la capacidad de almacenamiento automáticamente y tiene alta disponibilidad y durabilidad ya que se almacena redundantemente en varias zonas de disponibilidad en una misma región.

Algunas de los usos más comunes de AWS EFS pueden ser para el almacenamiento de archivos de aplicaciones empresariales, para cargas de trabajo y aplicaciones, incluyendo big data, o también para flujos de trabajo de procesamiento, gestión de contenido o websites.

Rendimiento y cargas de trabajo

 

Gráfico rendimiento y carga de trabajo

El rendimiento del sistema va en función del tamaño del sistema de archivos, aunque soporta picos altos de lectura/escritura. Cualquier sistema de archivos EFS creados podrá soportar picos de 100MB de lectura/escritura por segundo.

Para los sistemas de archivos superiores a 1TB, Amazon Web Services te adjudicará 100MB de más por cada TB para los picos de más carga de trabajo, por lo que si dispones de un sistema de archivos de 3TB de almacenamiento, el sistema soportará picos de hasta 300MB de carga por segundo.

El sistema funciona parecido a las instancias EC2 de la familia T2 las cuales acumulan créditos en las fases inactivas del servicio, por lo que la acumulación de créditos para los periodos inactivos o de baja frecuencia darán pie a disponer de una mayor tasa de rendimiento cuando tenga picos de carga de trabajo. En este documento disponéis de más información sobre cómo funciona el rendimiento según los créditos.

Métricas de CloudWatch

 

También están disponibles varias métricas para monitorizar AWS EFC a través de AWS CloudWatch y son las siguientes:

– BurstCreditBalance: La cantidad de datos que podrás transferir en los picos.
– ClientConnections: Número de clientes conectados al sistema de archivos.
– DataReadIOBytes: Cantidad de bytes leídos del sistema de archivos.
– DataWriteIOBytes: Cantidad de bytes escritos en el sistema de archivos.
– MetadataIOBytes: Cantidad de bytes de metadatos escritos y leídos.
– TotalIOBytes: La suma de las tres métricas anteriores.
– PermittedThroughput: El rendimiento máximo permitido, sin contar los créditos.
– PercentIOLimit: Porcentaje de I/O’s permitidos.

Llevamos unos meses ya trabajando con este servicio y su rendimiento es muy óptimo, pero si le tenemos que encontrar una pega es la imposibilidad de realizar snapshots del sistema de archivos, aunque se pueden realizar copias de seguridad con otras herramientas de terceros.